Hennessey logró un nuevo récord no oficial de vacaciones, al conducir su Venom 1000 Mustang GT500 a una velocidad de 192 mph con un árbol de Navidad iluminado amarrado al techo.

El logro ocurrió a principios de esta semana en el Continental Tire Proving Grounds en Ulvade, Texas, bajo la mirada imparcial del alegre viejo Saint Nick.

Basado en el Mustang producido en fábrica más potente de todos los tiempos, el Ford Mustang Shelby GT500 original cuenta con un V8 sobrealimentado de 5.2 litros hecho a mano con un sobrealimentador tipo Roots de 2.65 litros ubicado en la parte superior.

El equipo de Texas de Hennessey actualiza el icónico pony car con un sistema de inducción de alto flujo, nuevos rieles e inyectores de combustible y un sistema de separación de aire/aceite. Además, se actualizan los accesorios, las líneas, las correas y los tensores, y la transmisión de doble embrague se recalibra para su función de alto rendimiento.

El resultado es el Venom 1000 Mustang GT500, que tiene una potencia nominal de 1,000 caballos de fuera y 850 libras pies de torque con bomba de gasolina de 93 octanos.

Pilotado por el piloto profesional de autos de carrera Spencer Geswein bajo el cielo azul claro de Texas con temperaturas de alrededor de 50 grados, el Venom 1000 Mustang GT500, legal en la calle, logró la velocidad récord en el circuito cerrado sin dramatismo.

Esto es a pesar de la resistencia adicional significativa producida por un árbol de hoja perenne adornado con luz festiva. El vehículo no se modificó explícitamente para la carrera, a excepción de quitar la “bandeja de lluvia” debajo del capó de fábrica para mejorar el flujo de aire.

El cupé, un atractivo GT500 ‘Golden Ticket’ del 2022, se terminó con una pintura Eruption Green muy rara, pero estacionalmente festiva.